Bizcocho de yogur

No hay nada como un buen bizcocho casero para un desayuno o una merienda. El bizcocho que os traigo hoy es suave y tremendamente esponjoso. Solo o como base de una tarta, siempre es una buena opción. Es lo que ocurre con los clásicos, nunca fallan. Además, admite muchos sabores que lo complementan. Cuando hago tartas en casa suelo alternar el bizcocho genovés con este, indistintamente. Creo que son los dos más versátiles. A mí me gusta relleno de ganache de chocolate, y adornado con nata y trufa. Si nunca habéis probado la Nutella© casera, animaros (tenéis la receta aquí). Podéis también poner una oblea decorada. El resultado es muy vistoso y el sabor nada tiene que ver con esas tartas de personajes que encontramos en los supermercados, tremendamente azucaradas y repletas de colorantes, conservantes, aceite de palma…
Los ingredientes que necesitaremos para nuestro riquísimo bizcocho de yogur son:
220 gr de harina de repostería (sin levadura añadida)
175 gr de azúcar
110 gr de aceite de oliva virgen extra muy suave o de aceite de girasol
4 huevos (yo uso camperos)
1 yogur natural
1 sobre de levadura tipo Royal© o polvo para hornear
una pizca de sal
mantequilla (para el molde)

Este bizcocho es tan esponjoso porque las claras se montan y se mezclan con el resto de ingredientes con movimientos envolventes. Podéis montarlas a mano, pero si tenéis batidora de varillas, Thermomix o Monsieur Cousine Plus os ahorraréis mucho trabajo. Uséis el método que uséis tenéis que separar las claras de las yemas. Si montáis las claras a mano o con batidora de varillas, cuando las claras estén ya blancas, añade una pizca de sal. Sigue batiendo hasta que estén perfectamente montadas (consistentes, con picos altos). Reserva en un bol bien grande (luego tendremos que mezclar el resto de ingredientes con las claras montadas).
Precalienta el horno a 180º, con calor arriba y abajo. Engrasa un molde con mantequilla o fórralo con papel de horno. El molde que uso para estas cantidades es de 20 cm de diámetro. En otro bol aparte bate con unas varillas las yemas. Añade poco a poco el azúcar y después el yogur. Cuando estén los ingredientes bien integrados, vierte el aceite y sigue mezclando. Cuando tengas una masa fluida es el momento de añadir la harina tamizada poco a poco, con la levadura Royal© o polvos de hornear. Seguimos batiendo con las varillas hasta obtener una pasta homogénea.
Es el momento de mezclar esta masa con las claras montadas. Para ello, vierte poco a poco esta en el bol de las claras y con movimientos lentos y envolventes (de abajo a arriba) ve mezclándolo todo. Pon la masa del bizcocho en el molde y hornea unos 30 minutos. Antes de sacarlo del horno, comprueba que esté hecho por dentro con la ayuda de una aguja o un cuchillo.
Deja que enfríe en una rejilla sin desmoldar. Cuando esté templado, desmolda y deja que se enfríe del todo sobre la rejilla. Si vas a comerlo así, solo tienes que espolvorearlo de azúcar glass. También puedes adornarlo con frutos rojos, con un frosting de queso o con una cobertura de chocolate. Si quieres utilizarlo como base de una tarta, puedes partirlo por la mitad y rellenar y decorar con el sabor que prefieras.
Si quieres utilizar tu Thermomix o Monsieur Cousine Plus, sigue los siguientes pasos:
1º. Con la mariposa en las cuchillas, monta las claras con una pizca de sal en el vaso, 6 minutos/Velocidad 3, sin cubilete, para que entre aire a las claras y se monten bien. Cuando estén montadas, reserva en un bol grande.
2º. Sin limpiar el vaso, quita la mariposa en las cuchillas y añade las yemas, el azúcar, el aceite y el yogur y mezcla 3 minutos/Velocidad 3 y medio.
3º. Añade la harina tamizada y la levadura tipo Royal© y mezcla 20 segundos/Velocidad 3.
4º. Integra esta mezcla en el bol de las claras montadas, con cuidado de que no se bajen, poco a poco y con movimientos envolventes (de abajo a arriba). Vierte la masa resultante en un molde untado con mantequilla o cubierto de papel de hornear e introduce en horno precalentado a 180º durante 30 minutos o hasta que esté bien hecho por dentro. Deja templar en una rejilla antes de desmoldar. Después de desmoldarlo, vuelve a colocarlo en la rejilla hasta que esté totalmente frío.

NOTA:

¿Conoces nuestro grupo de Facebook “Cocina con o sin Thermomix”? Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo. En él podrás compartir recetas sanas y ricas para toda la familia 😉

 

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

No Comment

Leaver your comment

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Me encantan las manualidades, la decoración, cocinar y en general las cosas bonitas y originales que endulzan nuestro día a día. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

¿Quieres recibir los post en tu correo?

No pierdas tus posts favoritos. Solo tienes que escribir tu mail y leerás antes que nadie las nuevas entradas. Sin spam.

Únete a nuestro grupo de Facebook Cocina con y sin Thermomix

Sígueme