Masa de hojaldre casera.

Los supermercados y panaderías están llenos de dulces de hojaldre baratos y ricos que seguro os han apetecido a vosotros o a vuestros hijos en alguna ocasión. Para qué vamos a negar la evidencia: están muy buenos. Si nos paramos a leer la letra pequeña de las cañas de hojaldre, por ejemplo, veremos que están cargadas de grasas perjudiciales y que los niveles de azúcar son insostenibles.
En casa tomamos muy pocos dulces, así que cuando lo hacemos intento o bien comprarlos en una confitería de confianza o bien hacerlos en casa, que siempre es una buena opción. El hojaldre, además, es muy fácil de hacer. Solo necesitamos mantequilla, harina, agua y sal. Y si tenemos robot de cocina, Thermomix o MC Plus, emplearemos muy, muy poco tiempo en su realización. Si no, un poquito de amasado y listo. Para hacer hojaldre casero solo necesitamos seguir unas indicaciones muy fáciles:
– La mantequilla que empleemos debe estar congelada en trocitos pequeños. Para ello, pesamos 200 gr de mantequilla, la cortamos en cubitos y los metemos en el congelador. Solo así podremos trabajar la masa.
– La harina debe estar también muy fría, así que pésala y métela en la parte más fría del frigorífico durante al menos una hora.
El agua debe estar igualmente muy fría. Métela en la parte más fría del frigorífico durante varias horas o en el congelador hasta que veas que casi se congela.
Esta es una masa que admite pocas variaciones: no sustituyas la mantequilla por otra grasa, ni pongas otro tipo de harina. Piensa que, salvo intolerancias o recomendación de tu médico, tomar de vez en cuando este tipo de masas caseras no entraña ningún peligro para la salud. No tiene aceite de palma, por ejemplo, como los productos industriales, y seguro que tienen muchísimo menos azúcar que los que se venden.

Los ingredientes que necesitarás para hacer una plancha de hojaldre grande son:
– 200 g de mantequilla, congelada en trozos pequeños.
– 200 g de harina de repostería
– 90 g de agua muy fría
– Una pizca generosa de sal

Pon todos los ingredientes en un cuenco y amasa hasta integrar bien todos los ingredientes. Forma a continuación una bola, envuélvela bien en un film transparente y déjala en la parte más fría del frigorífico durante 20 minutos. Después, espolvorea con harina la mesa de trabajo. Quita el film y estira la masa con un rodillo hasta dejarla bien fina. Dale forma de rectángulo. Dobla la masa en tres partes, montando una parte sobre otra. Vuelve a estirarla con el rodillo hasta formar otro rectángulo. Vuelve a plegarla en tres veces y a estirar de nuevo, como en el paso anterior. Repite de nuevo esta operación. Deja reposar la masa en el frigorífico de nuevo otros 20 minutos cubierta con un film transparente antes de usarla.

Si quieres usar tu Thermomix o MC Plus, sigue los siguientes pasos:
1º. Pon todos los ingredientes en el vaso y programa 20 segundos/velocidad 6.
2º. Retira la masa del vaso, forma una bola, envuélvela en plástico y déjala reposar en el frigorífico durante 20 minutos.
3º. Coloca la masa sobre una superficie plana espolvoreada con harina. Usa un rodillo para estirar la masa y forma un rectángulo con ella.
4º. Haz tres dobleces a la masa. Para ello monta una parte sobre la otra cada vez que hagas un doblez.
5º. Vuelve a estirar la masa formando otro rectángulo.
6º. Repite dos veces más el paso 3, 4 y 5. Deja reposar de nuevo la masa en el frigorífico 20 minutos antes de usarla.

Notas:
Si vas a hacer una plancha de hojaldre (por ejemplo, para una tarta de frutas) necesitarás un horno precalentado a 200º durante 20 minutos. Pero si vas a hacer porciones pequeñas (por ejemplo, pasteles tipo miguelitos), entonces reduce el tiempo a 12 minutos (un par de minutos más si te gustan más morenitas). Como siempre, es importante controlar bien la temperatura del horno. Si tienes dudas, te recomiendo comprar un termómetro de horno (ver aquí). Valen muy poco dinero y con él sabrás en todo momento cuándo el horno alcanza los grados indicados en la receta y tendrás el éxito asegurado. Otro imprescindible en mi cocina (y muy económico para el uso que le doy) es mi rodillo ajustable (ver aquí). Con él puedo elegir el grosor de la plancha de hojaldre según para qué quiera usarla (no es lo mismo una base de tarta que una caña de hojaldre). También lo uso para hacer las galletas o el fondant.
Con esta masa de hojaldre puedes hacer desde bases de tartas, tartaletas de fruta, milhojas, cañas, palmeras, árboles de Navidad de hojaldre… y una infinidad más de preparaciones dulces. Si quieres darle brillo, pincélalo con huevo batido.

NOTA:
¿Conoces nuestro grupo de Facebook “Cocina con o sin Thermomix”? Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo. En él podrás compartir recetas sanas y ricas para toda la familia 😉

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

1 Comment

  • Pastelitos de fresa – El tiovivo rojo
    26 marzo, 2017

    […] Plancha de hojaldre casero (pulsa aquí para ver cómo se hace). Cuando extiendas la plancha en el molde rectangular (también puedes hacerlo en una fuente de […]

Leaver your comment

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Me encantan las manualidades, la decoración, cocinar y en general las cosas bonitas y originales que endulzan nuestro día a día. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

¿Quieres recibir los post en tu correo?

No pierdas tus posts favoritos. Solo tienes que escribir tu mail y leerás antes que nadie las nuevas entradas. Sin spam.

Únete a nuestro grupo de Facebook Cocina con y sin Thermomix

Sígueme