Gazpachuelo malagueño

El gazpachuelo malagueño es una de las sopas que personalmente me parecen más ricas y, por supuesto, es de mis platos favoritos. Cuando era pequeña era de las pocas cosas que me apetecían aún cuando estaba enferma. La base de esta sopa no puede ser más sencilla: una mayonesa casera y suave con limón, diluida en el agua templada de la cocción de las patatas y el pescado que formarán parte de esta sopa.
En Málaga hay varias formas de cocinar este plato. Las más conocidas son:
solo con patatas. En casa de mi madre, que es de Vélez-Málaga, siempre lo comía así. Ideal para cualquier ocasión. A mis peques les encanta hasta cuando están malitos e inapetentes.
Con patatas, gambas y pescado blanco. Una variante muy nutritiva y perfecta para cualquier ocasión, incluidas las especiales. Es una sopa muy reconfortante y nutritiva. Puede añadírsele un huevo cocido por comensal, aunque en casa no lo hacemos. Ya nos parece deliciosa sin él.
Sopa Viña AB. Es la misma sopa, con patatas, gambas y pescado blanco con un chorrito de este vino seco amontillado. Incluso puede llevar guisantes, aunque no es lo más frecuente. Es la variante que menos he visto/comido. De hecho, en casa nunca la preparo así.

Hoy vamos a preparar gazpachuelo con patatas. Para prepararlo para 4 personas necesitarás:
– Una patata grande (unos 350 gr), o dos medianas, pero puedes variar esta cantidad según tus gustos.
– Un huevo (a mí me gustan de gallinas felices 😉).
– Aceite de girasol o aceite de oliva virgen extra muy suave.
– Zumo de limón recién exprimido.
– Sal.
– Agua.

Cuece la patata lavada y sin piel, troceada y con una pizca de sal. Las puedes cortar en rodajas de un centímetro y luego cortar las rodajas en dos o cuatro trozos (según lo grande que sean) o chascarlas con el cuchillo en trozos de bocado (para que puedas luego coger un trozo con la cuchara en la sopa y comerlo sin dificultad). Recuerda no poner mucha agua: cubre la patata uno o dos centímetros, no más, porque si no te saldrá demasiado líquido.
Cuando la patata esté bien blandita, aparta del fuego la olla. Deja templar el agua de cocción de la patata con las patatas dentro.
Mientras, haz una mayonesa casera. Usa huevo a temperatura ambiente. Si la haces con batidora, en el vaso, echa el huevo, aceite (ya sabes que con girasol es más suave, aunque puedes usar también un virgen extra muy suave para que no aporte mucho sabor), sal y un chorreón de limón recién exprimido (el equivalente a una cucharadita de postre). Tritura con la túrmix. Para que no se te corte, introduce el brazo de la batidora hasta abajo del todo y ponla en marcha sin moverlo. Cuando veas que se ha ligado la mayonesa, sube un poco la túrmix hasta ligar todo.
Cuando el agua de las patatas esté templada, coge medio vaso del agua de la cocción de la patata (medio vaso pequeño) y viértelo poco a poco en el vaso de la batidora mientras vuelves a batir. Obtendrás una salsa líquida y blanca. Añade otro medio vaso más de agua y vuelve a batir. A continuación, vierte poco a poco esa salsa líquida en la olla con las patatas y remueve lentamente hasta que esté bien integrada.
Si quieres hacer este plato en la Thermomix o en la Monsieur Cousine Plus, puedes hacerlo, por supuesto, pero sinceramente no creo que te resuelva mucho hacer la mayonesa en el robot (¡es tan rápido con la batidora!). Eso sí, la cocción de las patatas sí puedes hacerla fácilmente en el robot. Basta con introducir las patatas cortadas en el cestillo, cubrir de agua las patatas, poner sal y cerrar el vaso. A continuación, programa 20 minutos/varoma (120º)/velocidad 2. Aprovecha para poner mientras tanto en el varoma unas verduras para hacer un segundo plato, o incluso unos filetes de pescado blanco y unos langostinos al papillote. Así podrás tener más opciones: si pones un poquito de aceite, sal y pimienta al papillote, tienes un segundo plato muy rico. Pero también puedes añadir ese pescado blanco y esos langostinos (limpios, pelados y sin aceite) al gazpachuelo junto a las patatas (recuerda que el gazpachuelo malagueño puede ser solo de patatas o con patatas y pescado blanco y langostinos). Después, solo tendrás que esperar a que la temperatura del agua de la cocción de las patatas baje hasta los 50 grados para poder mezclar parte de ese agua con la mayonesa como ya expliqué antes y terminar mezclando toda esa salsa líquida en el agua de la cocción. Ya tienes tu gazpachuelo listo para comer. Y recuerda, si quieres comerlo más tarde (o al día siguiente) puedes calentarlo, incluso en microondas, pero nunca dejes que tome mucha temperatura o se te cortará (nunca dejes que comience a hervir). Te aseguro que te encantará este plato. Y a los pequeños de la casa también.
Recuerda, si te animas a hacer esta receta, déjame un comentario y dime qué te ha parecido.

NOTA:
¿Conoces nuestro grupo de Facebook “Cocina con o sin Thermomix”? Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo. En él podrás compartir recetas sanas y ricas para toda la familia 😉

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

No Comment

Leaver your comment

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Me encantan las manualidades, la decoración, cocinar y en general las cosas bonitas y originales que endulzan nuestro día a día. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

¿Quieres recibir los post en tu correo?

No pierdas tus posts favoritos. Solo tienes que escribir tu mail y leerás antes que nadie las nuevas entradas. Sin spam.

Únete a nuestro grupo de Facebook Cocina con y sin Thermomix

Sígueme