Pollo con almendras chino (el auténtico)

Me encanta la comida china. Cocinan con muchas verduras, arroces y pastas. Lo que no me gusta es que encontrar un buen restaurante chino no siempre es fácil. En Roquetas de Mar hay uno buenísimo, Cantón, y en Málaga conozco desde hace años Campos de arroz. Los dos son de comida cantonesa de calidad. Y, claro, acostumbrada a eso, cuando hago comida china en casa quiero que esté rica y que se parezca lo más posible a esa que me encanta. A mí y a mis niños: ¡tendríais que verlos con cinco años comiendo con palillos!
En internet circulan muchas recetas de pollo con almendra o de arroz tres delicias, o incluso salsa agridulce, que nada tienen que ver con los que estoy acostumbrada a comer. Así que cuando me decidí a preparar por primera vez pollo con almendras en casa, acudí a la fuente, un alumno chino y su familia que llevaron un día a una jornada de convivencia en el instituto un pollo con almendras casero espectacular. Y este es el resultado del mejor pollo con almendras casero que he comido nunca.
Ingredientes para cuatro personas:
100 gr de almendra.
Una cebolla hermosa.
Un pimiento verde grandecito si es tipo italiano (de freír) o mediano si es tipo lamuyo (de asar).
Una zanahoria hermosa.
Una pechuga y media de pollo.
Salsa de soja.
Una cucharadita de Bovril disuelta en un vaso de agua templada.
Una cucharada rasa de harina fina de maíz.
Sal.
Aceite de girasol.

A la manera tradicional:
1º. Calienta en el microondas un cuenco con agua hasta que esté bien caliente (2 minutos a potencia máxima). Sácalo con cuidado y echa las almendras con piel. Reserva hasta que el agua se tiña y veas que es fácil quitar la piel de las almendras (en unos minutos podrás hacerlo). Pela todas las almendras y sécalas con un paño de cocina.
2º. En un wok o sartén amplia echa el aceite de girasol (unos 40 gr o medio vaso pequeño) y dora (sin quemarlas) las almendras peladas. Resérvalas.
3º. En ese mismo aceite pocha la cebolla cortada en trozos hermosos (pártela primero por la mitad y en cada mitad haz un corte longitudinal y tres transversales), el pimiento limpio también en trozos grandes (de unos 3 cm) y la zanahoria pelada cortada en rodajas de medio centímetro. Rehoga unos tres minutos a fuego fuerte y añade las pechugas limpias y cortadas en tacos de tres centímetros aproximadamente. Añade sal (poca, que la salsa de soja también tiene sal). Rehoga hasta que cojan algo de color y añade las almendras que reservaste.
4º. En un vaso de agua templada disuelve una cucharadita colmada de concentrado de carne Bovril (lo encontrarás en cualquier súper al lado de las salsas). Viértelo a la sartén. Añade tres cucharadas de salsa de soja y medio vaso de agua. Deja que se cocine unos 8 minutos a fuego suave.
5º. En medio vaso de agua templada disuelve una cucharada de harina fina de maíz y viértelo en la sartén poco a poco hasta que vaya espesando. Deja cocinar a fuego medio/fuerte (según la cantidad de salsa que desees) unos tres minutos, rectifica de sal si es necesario y sirve.

En Thermomix:
Muy importante: para cocinar este plato en tu Thermomix necesitarás contramuslos deshuesados sin piel (las pechugas se te desharían). Unos tres, cuatro, dependiendo del tamaño cortado en trozos.
1º. Sigue el paso 1 y 2 de la receta tradicional.
2º. Vierte el aceite aún caliente en la Thermomix y rehoga la cebolla, el pimiento y la zanahoria 8 minutos/temperatura Varoma (120º en la TM5)/giro a la izquierda/velocidad cuchara.
3º. A continuación programa 10 minutos/Varoma (120º en la TM5)/giro a la izquierda/velocidad cuchara y ve echando el pollo en la vaso por el bocal para que no se queden los trozos enganchados a las cuchillas. Añade las almendras peladas que reservaste y la sal.
4º. Vierte el Bovril disuelto en agua templada y las tres cucharadas de salsa de soja y programa 8 minutos/90º/giro a la izquierda/velocidad cuchara.
5º. Vierte la harina fina de maíz disuelta en medio vaso de agua templada y programa 3 minutos/Varoma/giro a la izquierda/velocidad Cuchara con el cestillo puesto para que evapore el agua y quede la salsa más reducida. Si lo ves necesario, aumenta dos minutos más.

Por cierto, la primera fotografía es del plato recién hecho. La segunda, la de los palillos, es de dos días después, mantenido en frigo en una fiambrera hermética. Ya veis la buena pinta. Y de sabor, excelente. Así que si os sobra, bien tapado os aguanta sin necesidad de congelar (yo lo he tenido hasta cuatro días en el frigorífico).

NOTA:
¿Conoces nuestro grupo de Facebook Cocina con y sin Thermomix? Búscalo en la lupa de Facebook o  pincha aquí y únete a él. Comparte tus platos con nuestra comunidad e inspírate con las recetas de sus miembros. ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!
img_2616

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

2 Comments

  • Ana .M
    6 diciembre, 2016

    Hola.
    Tiene una pinta buenísima, me animare a hacerlo pero que es el bovril?

    • el tiovivo rojo
      6 diciembre, 2016

      El Bovril es un concentrado de carne muy típico de los países anglosajones. Es un botecito pequeño, negro, de tapón rojo que tienen en todos los supermercados (yo compré el último en Mercadona). Lo tienen junto al ketchup, la mayonesa y demás salsas.

Leaver your comment

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Me encantan las manualidades, la decoración, cocinar y en general las cosas bonitas y originales que endulzan nuestro día a día. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

¿Quieres recibir los post en tu correo?

No pierdas tus posts favoritos. Solo tienes que escribir tu mail y leerás antes que nadie las nuevas entradas. Sin spam.

Únete a nuestro grupo de Facebook Cocina con y sin Thermomix

Sígueme