Roscos fritos

Hoy despedimos en casa la Semana Santa y sus excesos. Y, claro, faltaba otro de los dulces caseros y sencillos que tantos recuerdos me traen, los roscos fritos. Cuando era pequeña recuerdo a mi abuela y a mi madre amasando los roscos en un lebrillo que a mí me parecía gigante. Olía toda la casa a gloria. Luego nos dejaban que las ayudáramos a darles la forma y a bañarlos en azúcar y canela. Algunos nos comíamos calientes aún, a pesar de advertencias de dolor de tripa. Pero estaban tan ricos que era complicado esperar. Junto con las torrijas (puedes ver la receta aquí), los buñuelos de viento (receta aquí), son un buen ejemplo de cómo lo más sencillo puede ser lo más rico. Más abajo, en la receta, veréis que sigo empleando el método tradicional de medida, el cascarón. Podría pesar el contenido de un cascarón de azúcar, por ejemplo, y poner los gramos, pero me resulta entrañable hacerlo así (ya que uso robot de cocina para amasar y en mi cocina no hay lebrillos, al menos dejaré el cascarón como medida 😉).

Para hacer unos ricos roscos necesitarás:
– 1 huevo.
– Azúcar.
– Harina.
– Aceite de oliva virgen extra suave.
– Ralladura de un limón (sin la parte blanca).
– 1 sobre de levadura química tipo Royal.
– Vino dulce de Málaga (o leche si no te gusta el vino o si van a comer niños).
– Canela molida.
– Almíbar ligero si los quieres “borrachos”.

Para prepararlos puedes hacerlos a mano o usar tu Thermomix o Monsieur Cousine Plus. Para esto, echa en el vaso el huevo. Usa medio cascarón como medida y vierte en el vaso 6 medios cascarones de azúcar, 6 de aceite de oliva virgen extra suave, 6 de vino dulce de Málaga o leche y la ralladura de un limón. Bate hasta que se integren bien los ingredientes (30 segundos/velocidad 4). Añade la levadura. Ahora tienes que añadir la harina poco a poco hasta que veas que la masa se vuelve más consistente y se despega del vaso. Empieza con 200 gr de harina (un vaso) y amasa en velocidad espiga (o botón amasar en MC Plus) durante 30 segundos. Ve añadiendo poco a poco más harina hasta que veas que puede ya trabajarse y que se despega del vaso, haciendo una bola de masa (otros 200 gr más de harina aproximadamente). Amasa para ello en intervalos de 30 segundos. Coge la masa del vaso y pásala a una superficie con un poco más de harina si es necesario y comprueba que puede manipularse. Forma los roscos (puedes untarte las manos con un poco de aceite) y fríelos en aceite de oliva virgen extra suave o aceite de girasol. Déjalos escurrir y rebózalos en azúcar y canela. Si los quieres “borrachos”, haz un almíbar suave con azúcar y agua, deja que hierva y moja los roscos cuando esté tibio. Pásalos por azúcar y un poco de canela. Si tenéis niños en casa, dejadlos que os ayuden a darles forma: para ello, pueden hacer una bola (como si fuera plastilina) y con el dedo hacerle un agujero en medio e ir estirando hasta formar el rosco. O hacer un churrito y unirlo por un extremo. También pueden hacer dos roscos finos y unirlos en uno solo, para hacerlo más alto. A mis niños les gustan las tres versiones, así que tenemos roscos de formas variadas, para que nadie se aburra. Ahora un chocolate casero (si nunca lo has hecho en tu robot, prueba con esta receta) y a disfrutar del último día de la Semana Santa.

NOTA:
¿Conoces nuestro grupo de Facebook “Cocina con o sin Thermomix”? Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo. En él podrás compartir recetas sanas y ricas para toda la familia 😉

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

No Comment

Leaver your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Vivo en Málaga, una ciudad preciosa que si no conoces tienes que visitar. Me gusta aprender y formarme de los temas que me apasionan y siempre intento rodearme de personas que me enriquezcan emocionalmente. Soy filóloga y ejerzo de ello, pero la nutrición y la cocina siempre me han llamado la atención: hay tantas historias encerradas en cada receta, tantas emociones ligadas a la cocina, tanta magia y tanta belleza... Por ello empecé con este blog de recetas y por ello también me he formado en un máster universitario de Nutrición, Dietética y Nutrición infantil. No puedo concebir mi vida sin leer, sin el cine, la música y el arte en general. Me encanta viajar a lugares monumentales y visitar sus museos y no me imagino vivir lejos del mar. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

Suscríbete a nuestro nuevo canal de YouTube

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Suscríbete a “El tiovivo rojo”

Déjame tu mail y recibe contenidos exclusivos para suscriptores en la Newsletter de El tiovivo rojo (¡no te olvides de completar todo el proceso: serán 30 segundos y así recibirás toda la información!).

Entradas y Páginas Populares

Buñuelos de viento fáciles y deliciosos
Bechamel ligera
Ropa vieja andaluza o guiso de garbanzos exprés
Dieta blanda para niños (y adultos): menú para siete días.
Puchero con pollo y verduras
Tarta La Viña ligera

Suscríbete al canal de Podcasts de El tiovivo rojo

Categorías

Estadísticas

  • 360.959 visitas

Archivos

El tiovivo rojo pertenece a la Red de Blogs “Sabor a Málaga”

Translate this site

Que Recetas