Tablas de quesos: el aperitivo o la cena perfectos (también para veganos o intolerantes a la lactosa)

Las “cheese tables” o tablas de queso son muy populares en países como Estados Unidos. Hay todo un ritual alrededor de ellas, con ingredientes, disposiciones, colores, incluso vinos recomendados para cada una según sus ingredientes estrella. En casa somos muy dados a prepararlas, tanto con como sin niños, como sabéis quienes me seguís por Intagram (pincha aquí para ver mi cuenta y sígueme si te gusta lo que ves). Ya sabéis que para mí es importante que mis hijos, desde muy pequeños, probasen todo lo que los mayores comemos. Quizá por ello tengan, como se dice coloquialmente, tan buena boca. Eso sí, cuando preparamos tablas de queso, para un almuerzo de fin de semana, por ejemplo, me gusta hacer dos diferenciadas: la más pequeña para ellos y la más grande para nosotros. Ambas tendrán casi los mismos ingredientes, pero les encanta tener su tabla pequeña. Y si hay algún queso que la suya no contenga, acaban siempre comiendo algún trozo de nuestra tabla.

Las tablas de quesos me parecen una opción maravillosa para fomentar un ambiente familiar y distendido, a la vez que elegante. Quedan preciosas en la mesa, son muy fáciles de hacer y a todos gusta picotear las diferentes opciones que plantean. Por eso os las recomiendo fervientemente para una cena romántica, para un almuerzo en familia o para Navidad. Puede ser parte de unos aperitivos perfectos. Imaginad una mesa que en su centro tenga una de estas bonitas tablas. ¡Quedan ideales! Y lo mejor es que se pueden adaptar para todos los comensales según sus necesidades o gustos. El concepto “cheese table” o tabla de quesos soporta queso y mucho más.

En esta entrada os ofreceré unos consejos para que os quede genial. Estoy segura de que desde ahora será una de vuestras opciones favoritas. Vamos allá:

  1. Elige una tabla que te guste. No importa la forma ni el tamaño siempre que se adapte a tu mesa, al número de comensales y cómo planificarás la comida o cena: no es lo mismo que sea la protagonista a que sea un aperitivo más (en este caso, yo optaría por un tamaño menor).
  2. Divide los ingredientes en grupos: los panes, los frutos secos, los quesos, la fruta, los embutidos, los patés, las mermeladas, las verduras, los encurtidos.
  3. Piensa en qué colores quieres destacar en tu tabla y céntrate en ellos. Sírvete de las frutas y verduras para potenciarlos: rojo (fresas y frutos rojos, tomates cherry, pimiento rojo dulce, rabanitos), verde (higos, uvas, aceitunas, pimiento verde dulce), naranja (papaya, pérsimon, gajos de mandarina), amarillo (melón, piña, pimiento amarillo dulce)…
  4. No dejes ningún hueco sin rellenar en tu tabla. Complétalos con picos, regañás, galletitas saladas o piezas de fruta más pequeñas.
  5. Elige qué quesos quieres poner en ella, pero no te empeñes en poner mucha cantidad, porque hay muchos otros ingredientes de los que disfrutar. Cuando se acabe la tabla siempre puedes completarla.
  6. Elige si vas a poner embutidos o patés. Si vas a hacerlo, cuida cómo los presentas: embutidos como el fuet o el salchichón irán en rodajas sin piel, dispuestas ordenadamente. Y si optas por jamón, haz rollitos con las lonchas para darles forma y que no queden planas en la tabla. Queremos una tabla dinámica, llena de contrastes, no lo olvides. Los patés sírvelos en pequeños cuencos (blancos o del color que prefieras). Si te decides por incluir humus (una de mis opciones fijas) no te olvides de las verduras: los bastoncitos de zanahoria, pepino o apio quedan preciosos y están buenísimos además.
  7. Cuida los cubiertos y los platos de los comensales: elige cucharillas pequeñas o cuchillos para que cada uno sirva su humus, sus aceitunas, o sus patés en su plato. Dispón el “pan seco” (piquitos, tostas, regañás) en la tabla, pero pon un platito pequeño o una cesta con pan del día.
  8. No te olvides de colocar una botellita pequeña de un buen aceite de oliva en la mesa. Hace una combinación excelente con la tabla de quesos y tus invitados disfrutarán muchísimo montando sus propias combinaciones de comida.
  9. Prepara unas servilletas bonitas en la mesa y ten a mano otras por si se necesitan.
  10. Piensa qué bebidas acompañarán tu tabla de quesos. Agua, agua con gas, zumos naturales son ideales junto a cerveza o distintos vinos.
  11. Incluye algunas patatas fritas tipo snack, pero de calidad. Colócalas en cuencos situados por toda la mesa, para que cada comensal pueda tener las suyas. Son ideales para acompañar el humus. O simplemente para seguir disfrutando de una experiencia perfecta. Y no te olvides de los frutos secos: nueces, almendras, anacardos, pistachos… Son complementos imprescincibles para mí en cualquier tabla de quesos. Eso sí, asegúrate de que nadie es alérgico a ellos.

Estos son algunos de los consejos que harán de tu tabla de quesos todo un éxito. Pero, ¿y si no puedo tomar queso (o no quiero, o no me gusta)? Ningún problema. Completa la tabla con otros ingredientes de los grupos propuestos anteriormente. Veganos, intolerantes a la lactosa, alérgicos al huevo… Todos pueden disfrutar de su tabla. Solo es cuestión de ponerle un poquito de imaginación, como veremos a continuación. Siempre hay opciones como las siguientes recetas, unas de las fijas en casa:

  • Queso vegano casero a las finas hierbas para untar. Pincha en el nombre si quieres ver la receta. Queda ideal en un cuenquito pequeño, acompañado de tostas y alguna mermelada casera.
  • Paté de champiñones Portobello, nueces y vino de Málaga. Pincha en él para ver la receta. Es una de las recetas de las que más orgullosa me siento. Está delicioso en regañás o tostas. Elige una mermelada de frutos rojos para que la experiencia sea perfecta. Y un buen vino.
  • Humus. Hay tantas variedades de humus como casas donde se prepara. Perfecto con bastoncitos de verdura y patatas fritas tipo snack, a todos gustará. Seguro. Y es una opción 100% vegana apta para todos. Prueba este Humus dulce (vegano) (pincha en el nombre para verlo). ¡Te va a encantar!
  • Receta de paté de aceitunas negras (tapenade). Pincha en el nombre para ver la receta. Es uno de esos patés deliciosos que seguro sorprenderán a todos. ¡Tienes que probarlo!
  • Completa tu tabla: frutos secos, verduritas en bastones, frutas llenas de color y sabor, panecillos y tostas… ¡Ya tienes la tabla perfecta!

Quedan preciosas y están tan ricas… Si te ha gustado esta entrada y te animas a preparar una tabla de quesos, etiquétame en tus redes sociales para que pueda ver la foto. Si pones la foto en Instagram, por ejemplo, solo tienes que etiquetarme: me puedes encontrar como El tiovivo rojo (pulsa aquí para ver mi cuenta y sígueme si te gusta lo que ves).

Si eres más de Facebook, tengo un grupo de cocina donde me encantaría verte: “Cocina con www.eltiovivorojo.es“. Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo para compartir tus recetas y ver ideas que te sirvan de inspiración.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_1825-1024x798.jpg

¿Te ha gustado esta receta? ¿Quieres recibir gratis la nueva Newsletter quincenal de ETR? Solo tienes que dejar tu dirección de correo electrónico en el siguiente formulario ⬇️⬇️ y recibirás contenido exclusivo solo para suscriptores.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es IMG_1527-650x1024.jpg

Si entras en mi Instagram verás que hoy ya está disponible gratis mi nuevo ebook sobre recetas de Navidad. Después de “Aperitivos navideños” os presento “7 cócteles para Navidad“. Quienes estáis suscritos al blog, ya lo tenéis en vuestra bandeja de entrada. El resto, podéis conseguirlo solo con mandarme un mail a eltiovivorojo@gmail.com o un mensaje a través de Messenger o de Instagram.

Nos vemos pronto con más recetas tan ricas como esta. ¡Un beso muy grande, amores!

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

No Comment

Leaver your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Vivo en Málaga, una ciudad preciosa que si no conoces tienes que visitar. Me gusta aprender y formarme de los temas que me apasionan y siempre intento rodearme de personas que me enriquezcan emocionalmente. Soy filóloga y ejerzo de ello, pero la nutrición y la cocina siempre me han llamado la atención: hay tantas historias encerradas en cada receta, tantas emociones ligadas a la cocina, tanta magia y tanta belleza... Por ello empecé con este blog de recetas y por ello también me he formado en un máster universitario de Nutrición, Dietética y Nutrición infantil. No puedo concebir mi vida sin leer, sin el cine, la música y el arte en general. Me encanta viajar a lugares monumentales y visitar sus museos y no me imagino vivir lejos del mar. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

Suscríbete a nuestro nuevo canal de YouTube

Síguenos en Instagram

Síguenos en Facebook

Suscríbete a “El tiovivo rojo”

Déjame tu mail y recibe contenidos exclusivos para suscriptores en la Newsletter de El tiovivo rojo (¡no te olvides de completar todo el proceso: serán 30 segundos y así recibirás toda la información!).

Entradas y Páginas Populares

Pollo tikka masala
Pan naam indio en sartén (con opción vegana)
Dieta blanda para niños (y adultos): menú para siete días.
Bechamel ligera
Brioche francés en Thermomix fácil y rápido
Pollo con almendras chino (el auténtico)

Suscríbete al canal de Podcasts de El tiovivo rojo

Categorías

Estadísticas

  • 438.105 visitas

Archivos

El tiovivo rojo pertenece a la Red de Blogs “Sabor a Málaga”

Translate this site

Que Recetas