Puchero con pollo y verduras

Este es uno de los platos más nutritivos que podemos tomar, de esos que curan un resfriado y reconfortan el estómago a grandes y pequeños. Es económico, se hace en un momento y, si te sobra, puedes preparar con él una rica receta de aprovechamiento. ¡Todo son ventajas! Desde el punto de vista nutricional está cargado de proteínas, provenientes del pollo y de los garbanzos, y si, como yo, eres una persona práctica y este tipo de platos de cuchara lo cocinas para un par de días, solo tienes que hacerlo con suficiente caldito y añadir un puñado de arroz. Así tendrás un plato diferente y tan rico que no te dará pereza volver a tomarlo con unos días de intervalo.

El cocido se cocina de forma diferente en muchas regiones (¡qué rico el cocido madrileño, por ejemplo!), pero en casa, en Málaga, lo llamamos puchero, por el recipiente en el que antaño se cocinaba. Es probable que en vuestra casa lo hagáis de forma diferente (aunque la receta tiene unos ingredientes básicos, el resto es tan variable como el gusto de quien lo cocina). Yo os traigo esta receta, que es como la hago siempre en casa. Desde que era pequeña, siempre comí el puchero con garbanzos, patatas, zanahoria y pollo. Fue en Almería la primera vez que comí cocido con judías verdes, y me gustó tanto que desde entonces siempre le añado este ingrediente. ¡Le da un sabor buenísimo y aumentamos además los beneficios de este plato! Sobre la grasa… Bueno, quizá echaréis de menos en esta receta la morcilla o la carne de cerdo y ternera, pero a nosotros desde luego nos encanta este plato así, tal cual. Y además de ser menos calórico, la menor presencia de grasas lo hace más equilibrado desde el punto de vista nutricional. De verdad, probadlo. Estoy convencida de que os va a encantar.

Antes de entrar de lleno en la receta, unos consejos:

  • Compra hueso blanco, no de jamón. Hará que el caldo sea blanco, con un sabor suave apto para todos.
  • Usa garbanzos hidratados por ti mismo. Basta con que los remojes en agua la noche anterior a preparar el cocido. Pero si se te olvida, compra garbanzos congelados o de bote. Si estos últimos son de calidad (son conservantes) no tires el caldo en el que se conservan. En esta receta (pulsa aquí) puedes ver cómo se prepara mayonesa vegana con él, cargada de proteínas (¡y sin huevo!).
  • Usa judías verdes frescas. A mí me gustan especialmente las planas, pero las redondas también valen. Si no tienes frescas, usa las congeladas.
  • No cortes las patatas, cháscalas, rómpelas con el cuchillo, cortando el trozo y luego tirando de la patata hasta romperla. Así la patata soltará almidón y el caldo será más espeso.
  • Usa pollo de calidad. Vale cualquier parte, pechuga, contramuslo, muslos, con o sin piel. De todas formas, cuando el puchero esté listo, desgrásalo, mejorará el sabor y quitará grasa superflua del caldo.
  • Dos trucos para que los garbanzos estén muy, muy blandos: cuando los pongas en remojo la noche anterior, pon un poquito de bicarbonato en el agua. Antes de echarlos en la olla solo tienes que enjuagarlos y listo. El segundo truco es llenar la olla con agua caliente. ¡Verás qué diferencia!
  • Si te gusta el apio, añade una ramita bien limpia de hebras. Le da un sabor riquísimo.
  • Cuando pase el tiempo de cocción de la receta y abras la olla exprés, deja hervir el cocido sin tapa unos minutos a fuego fuerte. Verás qué caldo más blanco y delicioso queda.
  • Si lo haces con más caldo, aprovecha la sopa para la cena. Solo tienes que añadirle un puñado de arroz o unos fideos finos, o también un huevo cocido troceado o jamón. Y si te atreves, añade unas hojas de hierbabuena. Riquísimo.

Y ahora sí, la lista de ingredientes para unas 6/8 raciones. Toma nota:

  • Un bote de garbanzos o 400 gr de garbanzos echados en agua la noche anterior.
  • Un hueso blanco mediano.
  • de 250 a 500 gr de pollo (al gusto).
  • Tres zanahorias peladas y cortadas.
  • Una patata mediana pelada y chascada.
  • 250 gr de judías verdes troceadas.
  • Un poco de sal.

Esta receta se hace en un momento con tu olla exprés, sobre todo si es de calidad. Yo uso la WMF, se supone que la mejor que existe en el mercado.

Y la verdad es que se nota muchísimo en los tiempos (para mí solo por eso merece la pena). Esta receta en mi olla tarda menos de 10 minutos. Normalmente en otras, en 20/25 minutos la tienes lista. ¡Como veis, más rápido imposible! Solo tenéis que poner todos los ingredientes en crudo en la olla, junto con el agua caliente y seguir las instrucciones del fabricante de la olla exprés hasta que esté cocinado. Cuando acabe, cuidado al liberar el vapor. Nunca lo hagas debajo del grifo (¡es muy peligroso!), sino abriendo la válvula según indica tu modelo. Ya sin la tapa, deja que hierva a fuego vivo durante unos minutos. Después, desgrasa el caldo. Tendrás un guiso rico, nutritivo y perfecto para un almuerzo o una cena (como plato único, eso sí) para toda la familia. Congela genial además y si te sobra y no quieres congelar, puedes aprovechar los garbanzos para hacer esta rica ropa vieja andaluza (puedes consultar la recta pulsando aquí) o este cuscús de pollo y verduras (puedes verlo pulsando aquí). Como puedes comprobar, todo son ventajas. ¿Sabes, además, cuánto puede costarte esta olla de comida? Alrededor de 6€. Sí, has leído bien. Y además de ser bajo en grasa, este puchero está cargado de proteínas saludables provenientes de los garbanzos y el pollo.

Cada vez tengo más claro que en muchas ocasiones nos esforzamos en preparar platos sorprendentes, equilibrados, ricos, y se nos olvidan las cosas más sencillas, precisamente por serlo. En la cocina tradicional hay muchas recetas como esta, así de versátiles. Solo tenemos que acordarnos de que existen. ¿Cuál es tu receta tradicional favorita? ¿En casa hacéis el puchero o cocido así? Cuéntamelo en comentarios y si quieres, incluye una foto cuando lo hagas. ¡Seguro que estará delicioso! Por cierto, si aún no te has suscrito al blog, te animo a que lo hagas. Solo tienes que rellenar el siguiente formulario y en menos de un minuto formarás parte de la comunidad de www.eltiovivorojo.es

Si te gusta hablar de cocina y compartir las fotos y recetas de tus platos, te animo además a que participes en nuestro grupo de Facebook: «Cocina con www.eltiovivorojo.es». Búscalo en la lupa de Facebook o pincha aquí y únete a la comunidad de El tiovivo rojo. En él podrás compartir recetas sanas y ricas para toda la familia.
👉🏻https://www.facebook.com/groups/1703470793302819/?ref=share👈🏻

el tiovivo rojo

Puede que también te guste...

1 Comment

  • Ada
    8 noviembre, 2019

    Me encanta la receta. Tiene gracia porque mirando en tu blog hay muchas recetas que hago diariamente jaja. Me identifico mucho contigo. Besos

Leaver your comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sobre mí...

Susana

Mi nombre es Susana y soy mamá de unos peques que desde que nacieron se han convertido en el motor que mueve mi vida. Me encantan las manualidades, la decoración, cocinar y en general las cosas bonitas y originales que endulzan nuestro día a día. Puedes leer las entradas del blog suscribiéndote al mismo. Me encantaría leer tus comentarios a los “post” y que compartieses conmigo las fotografías de tus proyectos, recetas… Estoy también en Facebook, Instagram, Pinterest (El tiovivo rojo) y Twitter (@sgutfer). ¡Muchas gracias por subirte a El tiovivo rojo conmigo!

Sobre mí

¿Aún no sigues eltiovivorojo.es en Facebook?

Suscríbete a “El tiovivo rojo” y recibe en tu correo tus recetas favoritas

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Estadísticas

  • 250.871 visitas

Sígueme

Que Recetas